A la japonesa no le gusta mucho comer pollas