A la tetona le apetecía un buen rabo de chocolate