La morena desencaja las mandíbulas como las boas