La vieja guarra le pidió una lluvia dorada