Menuda tortura le infligieron las dos brasileñas