Mi cuñada me quitó el disgusto de la discusión