Que ganas tenía de cabalgar la tranca del negro