Se juntaron el hambre y las ganas de comer