A la brasileña la penetraron por partida triple