A las japonesas parece se les ha pegado la lengua