Al autoestopista le toca el gordo de la loteria