Apoyate en esa silla que te daré tu ración de polla