Borrachas en una despedida alucinan con el pollón