El cowboy la cabalgó como a una yegua salvaje