El limpiador de la piscina pudo cumplir su sueño