La colegiala supo por fín que era el sexo extremo