La diseñadora latina consigue contratos con sexo