La entrevista acabó con una corrida en su boca