La golfa japonesa cabalga pollas con su chocho peludo