La japonesa ya estaba cansada de pollas pequeñas