La madura dio cobijo a un sin techo subsahariano