La negrita parece un muñeco en manos del gordo