Las japonesas de la limpieza se calentaron mucho