Las mujeres también se ponen las botas en el taxi