Las muy guarras se desmadraron en la despedida