Las teleoperadoras abusan del tímido compañero