Me tenía que ofrecer algo más que su violín