Sus preciosas tetas estaban rebosantes de leche